Posted on mayo 18, 2017, 4:05 pm
3 mins

Estar sentado durante horas en el sillón, frente a la televisión, en la cama o el ordenador, por poner algunos posibles ejemplos, es un error postural muy habitual entre jugadores de videojuegos. Asimismo, aquellos que pasan demasiado tiempo ante una pantalla por temas laborales también pueden sufrirlo. Cuando la adrenalina corre por nuestras venas a causa de un videojuego, en gran parte de las ocasiones terminamos inclinando la espalda hacia delante buscando adentrarnos cada vez más en la pantalla y sentirnos parte de lo que está ocurriendo frente a nuestros ojos y, en algunos casos, ver mejor; es por ello que terminamos encorvándonos y adoptando malas posturas.

Adam Fields, un quiropráctico de Kentucky, afirma que la mayoría de sus pacientes son jugadores de videojuegos. “El mayor problema que encuentro es el síndrome postural”, asegura. Al parecer, la columna vertebral se resiente, por ende las diferentes vertebras cervicales, al igual que los hombros, y todo queda dañado.

“Es gente dolorida. El daño surge por permanecer inclinado hacia delante o por mirar el teléfono o la pantalla de la televisión durante horas sin realizar ningún tipo de ejercicio para contrarrestarlo o ir haciendo breves pausas tanto de la actividad como de la postura”, explica Fields. Además, también asegura que gran parte de sus pacientes “gamers” acuden hasta varias veces a la semana a su clínica para recibir un tratamiento.

El problema se complica poco a poco y, si no se corrige la postura o el problema, podremos llegar a sufrir problemas mayores con el paso de los años. “Si no corriges el síndrome cuando eres joven, vas a ser propenso a encorvarte a medida que envejeces, y probablemente esto llevará a más problemas”, asegura el quiropráctico.

Además, según parece, el mayor de los males es el dispositivo portátil, como móviles, tablets o pequeñas consolas. “Jugar en dispositivos portátiles es horrible, porque permaneces mirando hacia abajo ademas de encorvándote”, asegura. “Por eso, si vas a jugar un rato en tu teléfono, por lo menos, colócalo sobre una mesa y apoya los codos para facilitarlo”.

Un estudio que fue publicado en el 2006 reveló que una postura de 135 grados, es decir, con el asiento reclinado hacia atrás, ayuda a evitar los dolores posteriores en la espalda. Los especialistas recomiendan que levantemos unos centímetros la televisión o el monitor para mantener la mirada recta y evitar encorvarnos.

Por último, desde AIM les recomendamos que intenten mantener una correcta higiene postural mientras están jugando a diferentes videojuegos y así, indirectamente, verán mejorada su experiencia virtual.